Nuestra Historia

Desde 1998 en la excelencia académica

   

  • 1998

    BSC se constituye en 1998 por iniciativa de un grupo de padres

    BSC se constituye en 1998 por iniciativa de un grupo de padres fuertemente motivados y preocupados por ofrecer una enseñanza alternativa, personalizada y de alta calidad para sus hijos/as.

    El colegio inicia su actividad el curso 1998/99 en la finca “La Colecilla” con 60 alumnos/as repartidos en cinco aulas de Primaria.

  • 2003

    Inaguración nuevas instalaciones

    En abril de 2003 nos trasladamos a nuestra actual sede principal en la calle México 4, en plena sierra cordobesa y a escasos minutos de la ciudad. El nuevo edificio fue inaugurado por el Embajador Británico en España Sir Peter Torry.

  • 2006

    Ampliación de Foundation

    En agosto de 2006 ampliamos nuestras instalaciones mediante la compra de la “Guardería Platero” en la calle Jurista Otbi, donde se traslada la sección de Foundation (Infantil).

  • 2018

    Ampliación sede Principal

    En septiembre de 2018 ampliamos la sede principal con la construcción de un moderno edificio inaugurado por el Embajador Británico en España Mr. Simon Manley.

  • 23 años
    con
    vosotros


Dicen que el origen de las cosas siempre las define. Cuando algo comienza, hay una fuerza motora, y será esta una estela que permanezca a lo largo de la historia y sin demasiadas modificaciones. Una estela palpable en todos y cada uno los alumnos que han pasado por el Colegio Británico de Córdoba, un sello que nos hace únicos y nos diferencia del resto de colegios en España. 

Así, nuestra historia comenzó hace más de veinte años en una finca a las afueras de la ciudad de Córdoba de cuyo nombre todos podemos acordarnos: La Colecilla. 

Y como en la canción: los pájaros cantaban y las nubes se levantaban, dando cobijo a los que serían nuestros primeros sesenta alumnos... 

¡Nada tiene más fortaleza que el amor de unos padres a sus hijos! Y fue entonces cuando este grupo de personas adultas formadas, pero no conformadas, cansadas de un sistema educativo tradicional y sin grandes resultados a largo plazo, optaron por materializar una idea que en su cabeza tenía forma, color y texturas. 

Así, estos padres pioneros y valientes, emprendieron una maravillosa aventura y comenzaron a darle forma al que hoy en día se postula como uno de los mejores colegios británicos del país. 

Los resultados son tangibles desde la primera promoción. Estos alumnos ahora viajan por el mundo, con la seguridad de saber varios idiomas y de tener herramientas para lo que está por venir. 

Y es que el Colegio Británico de Córdoba nace de un sueño, de un sueño imposible que se transforma con dedicación y esmero en una marca vital que todos y cada uno de nuestros alumnos nos recuerdan siempre con nostalgia positiva: " Este colegio me ha dado la educación necesaria para enfrentar el mercado laboral con decisión y seguridad, la amplitud visual para entender un mundo que cambia de manera constante y los valores más importantes de la vida, como el sentido de la justicia, la tolerancia o la honestidad" E.S.